lunes, 29 de octubre de 2018

Monreal del Campo, Teruel

El Oro Rojo del Jiloca
“La rosa del azafrán”

Amanece en la comarca del Jiloca, las gentes del lugar con sus capachos salen al campo, van a recoger una pequeña y hermosa flor “La rosa del Azafrán”. Monreal del Campo es una localidad de la Comarca del Jiloca de Teruel, situada 929 metros de la altitud sobre el nivel del mar, a 60 km. de la capital turolense, bien comunicada con ésta por la A-23 y por N-234.


El Crocus Sativus es el nombre científico de un pequeño bulbo, que se planta de julio a septiembre y florece entre la segunda quincena de octubre y la primera de noviembre, momento en el que los campos se ven pintados de un violeta muy suave, el color del tesoro del Jiloca. Esta comarca era una de las mayores productoras de azafrán y de mayor calidad.

"La rosa del azafrán, es una flor arrogante, que nace al salir el sol, y muere al caer la tarde", esto dice el estribillo de la zarzuela que allá por los años 30 del pasado siglo, le dedicara el maestro Guerrero a esta pequeña y apreciada flor. Y una verdad como un templo, esta efímera flor tiene que ser recogida al amanecer, a veces aun con la escarcha de la mañana en el suelo, una labor realizada normalmente por mujeres que las iban recolectando, aun sin abrir, y depositando en sus capachos.





Una vez recogida la flor se pasaba a esbrinar, sentados alrededor de una mesa se extendían las flores sobre ella y se procedía a separar la flor, se aprovecha únicamente los dos pequeños hilos rojos, los estambres, estos se colocaban en un cedazo al calor de las brasas para que poco a poco las hebras se fueran tostando, el resultado es el producto que todos conocemos, el azafrán.

En Monreal del Campo se encuentra, desde hace ya algunos años, el Museo del Azafrán, en él podemos ver como antaño se realizaba el cultivo y la recogida de esta efímera flor, los aperos de labranza y muchos objetos más, es un museo etnográfico en el que con paneles y con objetos podemos ver cómo era la vida de los agricultores de esta comarca en el pasado.





En el presente, desde el ayuntamiento de Monreal del Campo y desde la Empresa de Productores Azafranes Jiloca, se está intentando impulsar de nuevo la producción en la comarca y convertirla en una actividad rentable.

La especia más cara del mundo, introducida en la península en el siglo IX por los árabes, que debido a su delicada manipulación continua siendo, mil años después, la causa de su elevado precio.




Todos sabemos utilizar el azafrán como condimento, lo que quizá no sepáis, por lo menos para nosotros ha sido todo un descubrimiento, es que también se hace un licor con él. En la comarca del Valle del Jiloca lo elaboran desde antiguo, es de un sabor francamente agradable, también se está innovando y se elaboran quesos, longaniza de Aragón, chocolate y otros productos. 





Se sigue investigando para desarrollar productos cosméticos basados en sus virtudes medicinales; perfumes, cremas, jabones, estos últimos ya están comercializados. Productos que se venden en su mayoría en tiendas de delicatessen.

¿Sabíais que el azafrán posee propiedades medicinales? Es tónico, estimula el apetito, favorece la digestión, es sedante, combate la tos y la bronquitis, mitiga los cólicos y el insomnio, calma los problemas de dentición infantil, favorece la expulsión de gases, favorece la menstruación, también es bueno para combatir los trastornos nerviosos, espasmódicos y el asma.

El licor de azafrán también se elabora en otros lugares del mundo, en Italia existe una leyenda que dice que era una pócima amorosa que unía a dos personas que bebían de él sin saberlo.

Monreal del Campo es punto de sellado del Camino del Cid.





Gracias por tu visita ¡¡Hasta pronto!!
                                             
Si te ha gustado no olvides compartirlo en tus redes sociales                   
                                              

miércoles, 19 de septiembre de 2018

Cabra de Mora, Teruel

 Un escalón, siete años de perdón



Cabra de Mora es un bonito pueblo de la comarca Gúdar-Javalambre en Teruel, en el que se encuentra una réplica de la Escala Santa de San Juan de Letrán en Roma, a la que el Papa Benedicto XIII le concedió los mismos atributos.


Cabra de Mora está situada en las estribaciones de la Sierra de Gúdar, junto a la confluencia de los ríos Alcalá y Valbona, a 52 km. de Teruel, llegando por la A-23 y dejando está en la salida 92, en la Puebla de Valverde, siguiendo hasta Mora de Rubielos y tras 11 km. más llegamos Cabra de Mora.





Cabra de Mora está situada a 1.085m. de altitud sobre el nivel del mar, en una ladera junto a los ríos Alcalá y Maleza. A sus gentes se les denomina egabrenses.






Nada más llegar nos recibe en primer lugar la ermita de Nuestra Sra. de Loreto, de típica construcción en la comarca, seguiremos hacia delante y nada más pasar el río nos encontramos con el conjunto que forman la Iglesia Parroquial de San Miguel Arcangel, un templo barroco churrigueresco con interior rococó, la Ermita de la Escala Santa y el Baptisterio de San Juan. Todo el conjunto está declarado Bien de Interés Cultural.




Lo más curioso de este conjunto, sin quitarle méritos a todo lo demás, es la Ermita de la Escala Santa, que se construyo con la única intención de albergar en ella una escalera de 28 escalones, construida a imagen y semejanza de la que se encuentra en San Juan de Letrán en Roma, la escalera de la casa de Pilatos por la que subió Jesús y que Santa Elena mando trasladar de Jerusalén a Roma. Benedicto XIII dotó a esta réplica de los mismos atributos que la original.





Según reza una de las inscripciones de la fachada no hay un lugar más santo que este.

"NON EST IN TOTO SANCTI ORBE LOCUS. SIETE AÑOS DE INDULGENCIA GANA EL FIEL,ARRODILLADO, DE LA ESCALA CADA GRADO SUBA CON GRAN REBERENCIA, CON LA MISMA DILIGENCIA, EN LLEGADO AL LUGAR SANTO, DEL SANCTA SANCTORUM ,TANTO ES LO QUE PUEDE GANAR, QUE NO SE PUEDE CONTAR POR SER INFINITO EL QUANTO "

28 escalones de mármol negro que representan la Pasión, según reza en la inscripción y cuenta la tradición, aquel que suba la Escala de rodillas, tendrá siete años de indulgencia por cada escalón. 

Todo el interior de la ermita está dedicado a la Pasión.




Aprovechando el espacio que queda debajo de la ermita de la Escala, se construyo el Baptisterio de San Juan. En la portada otra inscripción de la época de Benedicto XIII, otorga perdón a todo el que aquí rece.

Creyentes o no, no deja de ser curioso lo que en este lugar encontramos.





Por otra parte el pueblo es de esos que merece la pena pasear con detenimiento: hermosas calles, el ayuntamiento y las casas de piedra. Justo al lado de la iglesia se encuentra una de las más llamativas, cubierta de hiedra y balcones floridos en época estival.




Gracias por tu visita ¡¡Hasta pronto!!
                                             
Si te ha gustado no olvides compartirlo en tus redes sociales                   
             

jueves, 30 de agosto de 2018

Reserva Natural Marina de las Islas Columbretes, Castellón



Frente a las costas de Castellón, a tan solo 30 millas náuticas, se encuentra uno de los tesoros más desconocidos de la Comunitat Valenciana, uno de los espacios de mayor interés ecológico del Mediterráneo, un paraje natural inigualable. Unas islas alejadas del típico tópico de sol y playa. Un pequeño archipiélago de origen volcánico que fue declarado Parque Natural protegido y posteriormente Reserva Natural Marina de las Islas Columbretes.




Las Islas Columbretes están formadas por una serie de islotes y escollos de origen volcánico agrupados en cuatro conjuntos, cada uno de los cuales toma el nombre de la isla más grande de cada grupo; L'Illa Grossa, es la mayor del archipiélago y la única que ha sido habitada, la Ferrera, la Foradada y el Carallot. Su nombre, Columbretes, proviene del latín Colubraria, en alusión a la gran cantidad de culebras y serpientes que en la antigüedad habitaban estas islas. Por ellas han pasado: romanos, griegos, navegantes, piratas, contrabandistas, científicos, militares y pescadores en busca del refugio que ofrece la bahía natural de la Grossa.



Desde mediados del siglo XIX hasta 1975, año en que se automatizó el faro, los únicos habitantes fueron los fareros y sus familias, aconteciendo nacimientos y también defunciones. De aquella época, además del faro, queda un cementerio, las casernas, donde hoy en día viven los guardas de la Reserva, una pequeña capilla con la Virgen del Carmen, restos de los huertos, los aljibes, dos de los cuales se siguen utilizando, y las escaleras labradas en la piedra que llegan hasta el mar.




Desde su declaración en 1988 como espacio protegido de la Comunitat Valenciana, se puso fin a décadas de infortunio: bombardeos, visitas y prácticas sin control, lo que supuso un antes y un después para estas islas. Protegiendo, tanto la superficie emergida como la sumergida, mucho mayor, con especies vegetales y animales endémicas de las islas, como la lagartija de las Columbretes o el mastuerzo marino de Columbretes (lobularia maritima ssp columbretensis). El archipiélago está declarado Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) e incluye una microreserva de flora. Praderas de fanerógama y el mayor bivalvo del mediterráneo, la nacra, e incluso el coral rojo, tienen presencia en la zona sumergida, la más y mejor conservada de nuestros fondos marinos.



A día de hoy las visitas están reguladas, con un cupo fijado en 78 personas al día, ampliándose hasta 120 los fines de semana y festivos de julio y agosto, compaginando la protección con las visitas turísticas.




La visita se debería de comenzar en el Centro de Visitantes de la Reserva Natural de las Islas Columbretes, situado en el sótano del Planetario, en el Grao de Castellón, donde además de la información sobre el valor del espacio natural protegido, se da a conocer la historia humana y la influencia de estas islas en la gente del mar. La exposición está dividida en cuatro módulos representados por fareros, científicos, pescadores y guardas.





Para visitar las islas existen empresas que organizan excursiones con salida desde los puertos de Peñíscola, Oropesa del Mar, Burriana y Castellón. Las Columbretes están situadas a algo menos de 60 kilómetros de la costa de Castellón, por lo que el trayecto, dependiendo del puerto de salida y del tipo de embarcación, suele durar entre dos y tres horas de navegación. Las excursiones están programadas para todo el día, saliendo a primeras horas de la mañana y regresando por la tarde. Ellos mismos gestionan el permiso para desembarcar en el Puerto Tofiño, en l'Illa Grossa, y hacer la visita, que siempre es guiada. El acceso a la isla se realiza por unas escaleras de mucha pendiente. Una vez en tierra, los guardas o técnicos de la Reserva Natural, guían al grupo por el único itinerario posible, desde el puerto hasta el faro, situado en la parte más alta de la isla, a 67 metros sobre el nivel del mar, un recorrido de 800 metros, corto, pero que suele coincidir con las horas centrales del día, por lo que el nivel de radiación solar es máximo. En Columbretes no hay sombras, ni agua potable, ni esta permitido comer o pernoctar en tierra.




Las excursiones suelen incluir tiempo para bañarse y bucear a pulmón en Puerto Tofiño. Se suele dar una vuelta con la embarcación por archipiélago, acercándose a las otras islas lo máximo permitido y sin desembarcar. La comida se realiza abordo, incluida en el precio o no dependiendo del paquete contratado, y se pueden comprar bebidas frescas en el barco.



Para hacer submarinismo en la Reserva Marina se requieren de permisos previos. Hay empresas que ofrecen este tipo de servicio y alquiler de material.





Nuestra excursión nos costo 60€ por persona, sin comida, con salida y llegada en el Puerto Deportivo de Oropesa del Mar, al cual llegamos en bicicleta por la Vía Verde del Mar pedaleando al amanecer.








Gracias por tu visita ¡¡Hasta pronto!!
                                             
Si te ha gustado no olvides compartirlo en tus redes sociales    

sábado, 30 de junio de 2018

Comarca de Gúdar Javalambre, Teruel





La Comarca de Gúdar Javalambre, situada al sur de la provincia de Teruel, en el linde con la Comunitat Valenciana. Aúna el territorio de la Sierra de Javalambre, una de las elevaciones más importantes del Sistema Ibérico, y de la Sierra de Gúdar, en la que se encuentran las cotas más altas de la Ibérica Turolense. Javalambre, cuyas cumbres se visten de blanco gran parte del año, hace las delicias de los aficionados al esquí, junto a las pistas de Valdelinares, el pueblo más alto de España, muy cerca del pico Peñarroya, techo de la provincia ¡Y es que en Gúdar Javalambre, se pueden tocar las estrellas!





Y estrella, pero gastronómica, es la que se esconde bajo tierra. La Trufa Negra, Tuber Melanosporum, es uno de los manjares más exquisitos de esta comarca, junto al jamón, que es la estrella de la provincia.





Una provincia llena de paisajes, rincones con encanto y bonitos pueblos. Dos de los Pueblos más Bonitos de España se encuentran en la Sierra de Gúdar: Rubielos de Mora y Puertomingalvo, que forma parte del Parque Cultural del Maestrazgo. 




Pueblos monumentales como Mora de Rubielos, cabecera de la comarca, con su colegiata y señorial castillo, son buenas muestra de su importante pasado.





Valles hermosos como el del río Mijares a su paso por Olba o el del río Alcalá, en la Virgen de la Vega. La Sierra de la Moratilla y los Caños de Gúdar, nacimiento del Alfambra, un río cuyas agua llegan a Valencia tras unirse a las del Guadalaviar para formar el Turia. Manzanera y su balneario o Albentosa con sus Puentes, son solo una pequeña muestra de lo que esta comarca posee, una riqueza paisajística y patrimonial de primer orden que enamora a primera vista.





A continuación hemos hecho una recopilación de publicaciones anteriores de  lugares de la Comarca de Gúdar Javalambre. 
No están todos los que son, pero sí que son todos los que están.



Asentado a los pies de una gran muela rocosa, a 1.581 metros sobre el nivel del mar, con su enorme balconada que se asoma sobre el Valle del Alfambra, Gúdarcon menos de 100 habitantes, es el pueblo que da nombre a toda una sierra, la Sierra de Gúdar. 
Desde la lejanía lo que más llama la atención de Gúdar es su ubicación, una situación de altura que lo convierte en un excelente mirador de todo este valle, sus pastizales y sus pinares, brindándonos la oportunidad de ver atardeceres preciosos. Leer más 👉  Gúdar, el pueblo que da nombre a toda una Sierra



El casco histórico de Rubielos de Mora es una suma de edificios civiles y religiosos. Uno de los más bellos es el del ayuntamiento, con un patio interior y lonja, el cual sirve de zaguán a la oficina de turismo y demás dependencias del consistorio que, en conjunto, forma uno de los rincones más admirados y fotografiados de la villa. Leer más 👉 Rubielos de Mora, “Uno de los Pueblos más Bonitos de España”





La trufa es un regalo de la naturaleza, un hongo que crece bajo tierra. Las principales zonas productoras en España están localizadas en el Maestrazgo, Els Ports y Soria, siendo Sarrión la población con mayor superficie plantada de árboles micorrizados de España, aspirando convertirse en la capital de la Trufa
Leer más 👉Los Diamantes Negros de Sarrión "Las Trufas"





Albentosa está situada a 960 metros de altitud. Durante siglos ha sido un importante nudo de comunicaciones. Sus calles eran atravesadas por el Camino Real de Teruel a Valencia -por expreso deseo de Fernando El Católico- del que partían dos caminos más; el que unía Levante con la Sierra de Gúdar, por el puente de la Fonseca, y el que se adentraba en la Sierra de Javalambre, atravesando la villa de Manzanera.





Un escalón, siete años de perdón...

Cabra de Mora es un bonito pueblo en el que se encuentra una réplica de la Escala Santa de San Juan de Letrán en Roma, a la que el Papa Benedicto XIII le concedió los mismos atributos que a la de la ciudad santa. 
Leer más 👉 Cabra de Mora  




Un pueblo de casas de color claro, que contrastan con los tejados de teja árabe roja, un pueblo que en verano multiplica por cinco su población..... ¿que tendrá Linares? Leer más 👉 Linares de Mora





Disfrutar de excursiones diarias o simplemente dar largos paseos a la sombra de las grandes árboles que festonean los caminos y sendas, como la senda fluvial que va desde la Virgen de la Vega hasta los pies del castillo de Alcalá de la Selva o viceversa. 

Disfrutar de paseos en los que echar un trago de agua fresca en algunas de las fuentes de manantiales libres de cualquier asomo de contaminación, o algo tan simple, como respirar a pleno pulmón, este aire saludable que llega cargado de aromas y fragancias de plantas silvestres. 
Leer más 👉 Alcalá de la Selva y La Virgen de la Vega





El difícil acceso en las últimas décadas del siglo XX ha propiciado que su estado de conservación sea bastante parecido al original, pudiendo disfrutar ahora de una villa medieval bien conservada.

Se puede decir que el pueblo son tres calles, el resto son callizos que las comunican, salvando las diferentes alturas con escaleras o pendientes. Perderse por ellos es una gozada, pues nunca se sabe que te vas a encontrar al doblar la esquina. Repartidos por toda la villa hay gran cantidad de relojes de sol.





La Comarca de Gúdar Javalambre es de fácil acceso por carretera, gracias a la autovía Mudéjar, la A-23, vial que transcurre entre las dos sierras, haciendo que los trayectos sean relativamente cómodos.




Gracias por tu visita ¡¡Hasta pronto!!
                                             
Si te ha gustado no olvides compartirlo en tus redes sociales    


viernes, 25 de mayo de 2018

S'Albufera des Grau, Menorca, Islas Baleares



Al noroeste de Menorca, no muy lejos de la capital de la isla y bien comunicada con ésta por carretera, se encuentra el parque natural más importante menorquin, una de las áreas de mayor importancia ecológica de las Baleares, punto clave de que Menorca esté declarada por la UNESCO Reserva de la Biosfera. Una albufera abierta al mar en la que habitan miles de aves: S'Albufera des Grau.







Un humedal de forma alargada, con márgenes abruptos que lindan con el mediterráneo y que se mantiene comunicado con el mar a través de un canal de nombre Sa Gola. Las rocas se alternan con las playas. La vegetación es abundante y la fauna predominante son las aves.





La visita a S'Albufera des Grau debe comenzar pasando por el centro de Recepción Rodríguez Femenias, en el que además de recorrer la exposición e informarnos de los puntos más interesantes a visitar (senderos y de más cuestiones a tener en cuenta) nos prestarán, sin cargo, dejando el DNI como fianza, unos prismáticos, esenciales para avistar las aves. 




Para la visita hay creadas tres rutas, dos de ellas parten del mismo lugar, próximo al centro de visitantes hasta el que se puede acceder en vehículo propio, aparcando en la zona habilitada para ello. La tercera de las rutas se localiza en el pueblo de Es Grau, con un tramo accesible a personas con movilidad reducida gracias a las pasarelas de madera instaladas, y parte de la cual coincide con el legendario camino natural Camí de Cavalls que circunvala toda la isla. Las tres son muy recomendables, ciclables y fáciles de recorrer.





Comenzamos realizando el itinerario 1, que lleva hasta el Mirador de Cala Llimpa, un recorrido de 800 metros de ida y otros tantos de vuelta y que al poco de comenzar tiene un ramal que se dirige hacia una de las casetas de avistamiento. El sendero es de continuo y suave ascenso hasta llegar al mirador que le da nombre al itinerario. 






De nuevo en el punto de inicio continuamos con el Itinerario 2, Santa Madrona, añadir que los recorridos son cortos y en un mismo día hay tiempo de sobra para realizar los tres, maxime si es en primavera que el día alarga y las temperaturas son suaves. En este segundo recorrido, además de varias aves, tuvimos la suerte de oír primero, y ver después, algunas tortugas entre los matorrales. 







El tercer recorrido, el itinerario 3, Sa Gola, tiene forma de “Y” y las metas son el Mirador, a 800 metros del inicio y la Platja des Grau, a 1.700 metros del comienzo del sendero. Parte del recorrido discurre por pasarelas de madera y un tramo muy agradable entre pinos. El tramo final que se dirige al Mirador se realiza por unas escaleras muy empinadas y abruptas. 







S'Albufera des Grau es uno de los lugares imprescindibles para todo senderista que visite Menorca en el que resulta muy fácil practicar Birdwatching.





      Gracias por tu visita ¡¡Hasta pronto!!
                                             
Si te ha gustado no olvides compartirlo en tus redes sociales