Mostrando entradas con la etiqueta Canarias. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Canarias. Mostrar todas las entradas

jueves, 31 de agosto de 2017

Cueva del Viento, Icod de los Vinos, Tenerife

En las entrañas de la tierra, en las faldas del Teide, existe un tesoro escondido desde hace miles de años, un lugar menos conocido que la cumbre de España, Patrimonio de la Humanidad, pero de igual importancia. Una visita, siempre guiada, que se convierte en una clase magistral de espeleólogia y vulcanismo.



La Cueva del Viento es el tubo volcánico más largo de Europa, el quinto del Mundo y el único con galerías en varios niveles. Con una longitud de 18 km. topografiados por el momento- aún sin explorar en su totalidad-. Se formó de lavas basálticas procedentes de la erupción del volcán Pico Viejo, situado junto al Teide. El tramo visitable es de unos 200 m. y sirve para hacerse una idea de la importancia de la cavidad.






En el termino de Icod de los Vinos, al norte de la isla de Tenerife, se encuentra el Centro de Visitantes de la Cueva del Viento y el acceso a la cavidad. Desde el centro, y después de unas interesantes explicaciones acompañadas de paneles ilustrativos biligües, se traslada a los visitantes hasta la boca de la cueva, en la ladera del volcán, una de las cosas que aprendimos es que en Tenerife no hay montañas, son todo volcanes. 









De camino, y antes de entrar en la cueva, nuestro guía nos va comentando y explicando las peculiaridades del terreno, de por qué es importante preservar y cuidar el entorno de la cueva: que es lo que vamos pisando, los campos de lava, las coladas, el camino real, la vegetación- la importancia del pino canario frente a otras especias introducidas-, la acción del hombre, los pozos negros... (si, si, en pleno siglo XXI todavía se vierten aguas fecales al tubo volcánico más largo de Europa).






 La Cueva del Viento no es la típica cueva turística con estalactitas y estalagmitas llena de luces de colores, pasarelas y barandillas donde agarrarse, en ella se dan otro tipo de formaciones menos conocidas -por lo menos por nosotros- y esta enfocada con otro concepto de visita, respetuosa con el medio, pensando más en la conservación que en la recaudación. Estalactitas de lava, cascadas lávicas, terrazas laterales y lagos de lava, iluminados únicamente con la linterna del guía. En la Cueva del Viento la única luz que brilla es la del frontal de los que se adentran en ella, guías, visitantes, espeleólogos, vulcanólogos, vulcanoespeleólogos… Su interior se encuentra en oscuridad total, pero no por ello sin vida, en sus entrañas existen especies únicas, endemismos adaptados al medio, con una fauna cavernícola, invertebrados en su mayoría, y ciegos algunos, que viven en el silencio infinito a los que hay que intentar no molestar cuando nos adentremos en su hábitat.









La Cueva del Viento es un lugar que hay que dar a conocer, conservar y valorar. Un lugar fascinante de visita recomendable cien por cien, si no se padece claustrofobia y si gustan los lugares poco adulterados por hombre.








La visita es siempre guiada, en grupos reducidos, con reserva y compra previa online. La duración aproximada es de 2 h. incluyendo las explicaciones en el Centro de Visitantes. La entrada cuesta 20€, la mitad para los residentes canarios, 
8,50€ para niños de 5 a 12 años, 5€ si son residentes, no siendo apta para menores de 5 años. Se hacen visitas en diferentes idiomas en horas determinadas- español, ingles, francés y alemán-. En el precio está incluido el traslado en vehículo desde el centro de visitantes hasta las inmediaciones del acceso a la cueva, y el casco con la luz frontal. Se recomienda calzado de montaña, dado lo angosto del terreno, y ropa de abrigo, ya que en el interior de la cueva la temperatura oscila entre los 10 y 12ºC con una humedad del 80%. Las mochilas y otros bultos se deben dejar en el centro o en nuestros coches, ya que no están permitidas en la visita.








Visitamos la Cueva del Viento en Mayo de 2017, dentro de las actividades programadas para los bloggers asistentes al TBMTenerife. Tuvimos un guía de excepción: Alfredo Láinez, conocedor, defensor y apasionado de la cueva que intenta, y consigue, transmitir su pasión por ella.












Para ampliar información podéis visitar la página web: La Cueva del Viento   

Visitamos la Cueva del Viento dentro de las actividades programadas para bloggers en el encuentro celebrado en Tenerife en Mayo de 2017. Las opiniones aquí expresadas son libres.

Gracias por tu visita ¡¡Hasta pronto!!
                                             
Si te ha gustado no olvides compartirlo en tus redes sociales    


jueves, 8 de junio de 2017

El Sendero Encantado del Pijaral, Tenerife




Se le conoce como el Sendero Encantado, y encantados hemos quedado al recorrerlo, una vereda circular cuyo trayecto va, desde de La Ensillada, hasta el mirador Cabezo del Tejo, adentrándose por un bosque frondoso de Laurisilva, entre cabelleras de musgos y helechos gigantes, que para nosotros, que nos gusta el verde más que a un caracol, nos ha parecido una preciosidad. El sendero más bonito y exclusivo que hemos recorrido jamás, el sendero del Pijaral.








El Pijaral es una Reserva Natural Integral dentro de Anaga, la península al nordeste de Tenerife. Un macizo de más de siete millones de años, una de las zonas más antiguas de la isla. La altitud y la acción de los vientos alisios hacen de Anaga un lugar húmedo y lleno de vida, rico en biodiversidad. Con flora y fauna únicas. La Laurisilva (bosque de laurel) es una de sus joyas, un bosque subtropical con mucha humedad y temperaturas estables, un territorio muy singular. El Parque Rural de Anaga está declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO. 







Al tratarse de una Reserva Natural Integral solo admite un uso público limitado, por ello hay que obtener un permiso previo para recorrerlo. Se conceden 45 autorizaciones diarias que pueden incluir hasta cuatro acompañantes por reserva, el premiso es gratuito pero obligatorio. (Reservar). 


          


Para llegar al Pijaral tomamos en un principio la carretera TF-13 desde La Laguna, dirección Las Canteras , en plena travesía de Las Canteras llegamos a un bifurcación en la que seguimos por la TF-12, dirección Taganana. Atravesamos Las Mercedes y siguiendo por la misma carretera, a 5 kilómetros, se encuentra la Cruz del Carmen, parada imprescindible, en la que se encuentra el Centro de visitantes de Anaga, además de un mirador, un bar-restaurante, capilla, parada de guaguas, aparcamiento y desde donde parten varios senderos homologados de libre acceso, incluido el Sendero de los Sentidos; un recorrido muy sencillo, a la par que bonito, parte del cual está dotado con pasarelas que facilita el acceso a personas con discapacidad motora.








El disfrute comienza ya en el trayecto, desde que dejamos atrás Las Mercedes, conforme vamos ascendiendo y adentrando en el Parque Rural de Anaga, se va incrementando la densidad vegetal de tal manera que llega a formar verdaderos túneles en algunos tramos. Una carretera de montaña, con muchas curvas, sin arcén y que en ocasiones se estrecha tanto que solo cabe un vehículo. 









A lo largo del recorrido existen varios miradores, como el de Jardina(PK-26) y el Pico del Inglés, en el punto más alto de Anaga (990 m.s.m.), para llegar a él tendremos que dejar la TF-12 y seguir por la TF-114 dirección Mirador Pico del Inglés, para luego volver atrás y retomar la TF-12 continuando dirección Taganana hasta el siguiente cruce en el que seguiremos dirección El Bailadero (con otro de los miradores) por la TF-123, pasaremos por el Albergue Montes de Anaga y en el Pk.4,8 veremos la indicación El Pijaral, llegaremos hasta la Ensillada, donde hay espacio para dejar varios coches y el comienzo del sendero, hemos llegado a nuestro destino, el Sendero Encantado.




Nada más comenzar el sendero un letrero nos avisa de la necesidad de poseer una autorización administrativa para transitar por él, y de que, la falta de la misma, conlleva una sanción de hasta 601,01€ (si, si habéis leído bien 601,01€). Nosotros llevamos la nuestra impresa por si se nos requiere, así que tranquilos y adelante, a disfrutar de la exclusividad y la soledad del bosque.





Disfrutamos de un sendero totalmente diferente, en cuanto a vegetación y paisaje, de cuantos hemos recorrido hasta la fecha. Lo más parecido que habíamos visto fue en la película de Parque Jurásico, y es que estos bosques son de la época de los dinosaurios. 









Las frondas de los helechos, que cubren por completo el sotobosque, son de un tamaño descomunal, más de dos metros de longitud, y se mueven con la suave brisa. Estos helechos, denominados Píjara, son los que dan nombre a la reserva natural.







Los troncos de los arboles (laurel, tilo, tejo...), retorcidos por los vientos, están cubiertos de musgo que forma largas cabelleras. La humedad de las nieblas, o lluvia horizontal, es constante y va calando poco a poco, el ambiente es muy fresco.








El Sendero Encantado del Pijaral no está señalizado, pero no tiene perdida, ya que no hay opción a salirse de él dada la frondosidad del bosque, encontraremos solo una bifurcación a la derecha que nos llevaría a la carretera y al final de la pista por la que regresaremos. 








El Roque Anambro es un domo volcánico, una aguja de gran altura que encontraremos en el camino, interesante por sí mismo y por las vistas que nos ofrece.









El sendero llega hasta el mirador Cabezo del Tejo, con unas vistas espectaculares, desde donde parte la pista que tomaremos para el regreso que nos lleva hasta la carretera. Una vez en el asfalto tenemos dos opciones: caminar por él unos metros y tomar el sendero que nos llevaría a la bifurcación que mencionamos anteriormente, acabando de nuevo en la Ensillada donde dejamos el coche. O bien regresar por la carretera, opción que nosotros tomamos dala la hora y la niebla que se nos iba aproximando.








Invertimos algo más de tres horas en recorrer el Sendero Encantado, dos de las cuales fueron de ida, con innumerables paradas para admirar y fotografiar el entorno, una parada larga en el mirador para retomar fuerzas y disfrutar del paisaje y el resto en la pista y la carretera hasta el coche. 









El Sendero Encantado del Pijaral es, sin duda, el sendero más espectacular que hemos recorrido nunca.


           
Gracias por tu visita ¡¡Hasta pronto!!
                                             
Si te ha gustado no olvides compartirlo en tus redes sociales    
                 

viernes, 19 de febrero de 2016

La Geria, Lanzarote, Islas Canarias

Hace casi 300 años el volcán Timanfaya entró en erupción, una erupción que duro cerca de seis años y que dejo la isla cubierta de un manto negro, dando lugar a uno de los paisajes más singulares del mundo; Los volcanes son, la esencia de Lanzarote.


Montañas del Fuego 

Lanzarote es diferente, así, con una sola palabra, se puede definir una isla que cuenta con una docena espacios naturales protegidos, declarada Reserva de la Biosfera en su totalidad por la UNESCO.

En el macizo de Famara, al norte de Lanzarote, existe el mayor número de endemismos botánicos por Km² de toda Europa. 






El Parque Nacional de Timanfaya, también conocido como Las Montañas del Fuego, representa la mejor muestra de hábitat volcánico, un auténtico laboratorio de investigación.







La Reserva Natural Integral de los Islotes; un paisaje de gran belleza y particulares características.

El Parque Natural del Archipiélago Chinijo, formado por la isla de La Graciosa y los islotes de Montaña Clara, Alegranza, Roque del Este y Roque del Oeste; de gran importancia geológica y biológica, con varias especies amenazadas y protegidas.

El Parque Natural de los Volcanes; una de las mejores muestras de la isla del hábitat de coladas históricas y campos de lapilli.







El Monumento Natural de la Corona; volcán de 600 metros de altura que extiende su base hasta la costa, componiendo una unidad geomorfológica de gran interés y belleza paisajística. De él parte el tubo volcánico más grande del mundo, de más de 6 km de largo que, camino hacia el mar para formar el Túnel de la Atlántida, crea a su paso la espectacular Cueva de Los Verdes y Los Jameos del Agua.





El Monumento Natural de los Ajaches; constituye un macizo volcánico de gran relevancia estética y paisajística de evidente monumentalidad.

El Monumento Natural de la Cueva de los Naturalistas o de Las Palomas; tubo volcánico de espectaculares dimensiones, elemento geomorfológico singular.






El Monumento Natural del Islote de los Halcones; un islote de materiales antiguos en medio de un mar de lava.

El Monumento Natural de las Montañas del Fuego, conjunto de conos donde se originó la erupción histórica de Timanfaya.

El Paisaje Protegido de Tenegüime; constituye una unidad geomorfológica representativa de la geología insular de gran valor paisajístico.







Sitio de Interés Científico Los Jameos; tubos volcánicos y lagos interiores con interesantes especies endémicas.

Sitio de Interés Científico del Janubio; constituye un importantísimo refugio de aves migratorias. Con la presencia de salinas, que constituyen un elemento cultural de gran valía. 








El Paisaje Protegido de La Geria, protagonista de este escrito, es un paisaje singular, cargado de tipismo y de notoria belleza donde hombre y naturaleza coexisten de forma armónica.






Cual ave Fénix renaciendo de sus cenizas, las tierras de La Geria han vuelto a ser fértiles gracias al ingenio humano, dando lugar al cultivo del viñedo más curioso del mundo. 





Las vides llegaron a Lanzarote con la conquista castellana de las Canarias, en el siglo XV, y hoy en día se siguen cultivando variedades que ya han desaparecido en la península.




En el interior del espacio protegido de La Geria se encuentran siete poblaciones habitadas: Masdache, Vega de Tegoyo, La Asomada, Conil, Mozaga, La Geria y El Islote-Casa de la Florida.






Tras las erupciones que dejaron la isla cubierta de materia volcánica, los lugareños tuvieron que arreglárselas para practicar la agricultura. Así realizaron hoyos a modo de cráteres hasta alcanzar el terreno original, cuencos que recogen por la noche la tan escasa agua. El resultado ha sido un paisaje de lo más peculiar, en el que, rodeadas de zocos de piedra semicirculares que las protegen de los vientos alisios, crecen las vides que producen una de las uvas más famosas de Canarias, la Malvasía.







La Geria constituye la mayor superficie de cultivo de vid de Lanzarote. Un territorio seco, que se beneficia del contraste de temperaturas y de humedad que garantizan año a año la mejor uva, que acabará en los sabrosos caldos de malvasía de Lanzarote. Sus bodegas distan poco unas de otras lo que es perfecto para La Ruta de Vino.






La campaña de la vendimia de Lanzarote se convierte cada año en la primera de Europa. Con las uvas cosechadas en La Geria se elabora vino: blanco, tinto, rosado, moscatel y malvasía.

Nuestro agradecimiento a C.R.H.P.


Gracias por tu visita ¡¡Hasta pronto!!
                                             
Si te ha gustado no olvides compartirlo en tus redes sociales