viernes, 25 de mayo de 2018

S'Albufera des Grau, Menorca, Islas Baleares



Al noroeste de Menorca, no muy lejos de la capital de la isla y bien comunicada con ésta por carretera, se encuentra el parque natural más importante menorquin, una de las áreas de mayor importancia ecológica de las Baleares, punto clave de que Menorca esté declarada por la UNESCO Reserva de la Biosfera. Una albufera abierta al mar en la que habitan miles de aves: S'Albufera des Grau.







Un humedal de forma alargada, con márgenes abruptos que lindan con el mediterráneo y que se mantiene comunicado con el mar a través de un canal de nombre Sa Gola. Las rocas se alternan con las playas. La vegetación es abundante y la fauna predominante son las aves.





La visita a S'Albufera des Grau debe comenzar pasando por el centro de Recepción Rodríguez Femenias, en el que además de recorrer la exposición e informarnos de los puntos más interesantes a visitar (senderos y de más cuestiones a tener en cuenta) nos prestarán, sin cargo, dejando el DNI como fianza, unos prismáticos, esenciales para avistar las aves. 




Para la visita hay creadas tres rutas, dos de ellas parten del mismo lugar, próximo al centro de visitantes hasta el que se puede acceder en vehículo propio, aparcando en la zona habilitada para ello. La tercera de las rutas se localiza en el pueblo de Es Grau, con un tramo accesible a personas con movilidad reducida gracias a las pasarelas de madera instaladas, y parte de la cual coincide con el legendario camino natural Camí de Cavalls que circunvala toda la isla. Las tres son muy recomendables, ciclables y fáciles de recorrer.





Comenzamos realizando el itinerario 1, que lleva hasta el Mirador de Cala Llimpa, un recorrido de 800 metros de ida y otros tantos de vuelta y que al poco de comenzar tiene un ramal que se dirige hacia una de las casetas de avistamiento. El sendero es de continuo y suave ascenso hasta llegar al mirador que le da nombre al itinerario. 






De nuevo en el punto de inicio continuamos con el Itinerario 2, Santa Madrona, añadir que los recorridos son cortos y en un mismo día hay tiempo de sobra para realizar los tres, maxime si es en primavera que el día alarga y las temperaturas son suaves. En este segundo recorrido, además de varias aves, tuvimos la suerte de oír primero, y ver después, algunas tortugas entre los matorrales. 







El tercer recorrido, el itinerario 3, Sa Gola, tiene forma de “Y” y las metas son el Mirador, a 800 metros del inicio y la Platja des Grau, a 1.700 metros del comienzo del sendero. Parte del recorrido discurre por pasarelas de madera y un tramo muy agradable entre pinos. El tramo final que se dirige al Mirador se realiza por unas escaleras muy empinadas y abruptas. 







S'Albufera des Grau es uno de los lugares imprescindibles para todo senderista que visite Menorca en el que resulta muy fácil practicar Birdwatching.





      Gracias por tu visita ¡¡Hasta pronto!!
                                             
Si te ha gustado no olvides compartirlo en tus redes sociales    

domingo, 29 de abril de 2018

Los misterios de la prehistoria de Menorca



Las construcciones Talayóticas de la isla de Menorca, son únicas en el mundo. Expertos y estudiosos debaten sobre la antigüedad, levantamiento y uso de estas misteriosas construcciones hechas con piedras de tamaño colosal.





Increíble y misteriosa la herencia prehistórica de la isla de Menorca, con el yacimiento de Trepucó, la edificación llamada La Naveta dels Turons y los monumentos prehistóricos esparcidos por toda la isla llamados Taulas. Restos de poblados talayóticos y restos de su cultura están por toda la isla: construcciones para extraer agua del subsuelo, antiguos poblados, lugares de ceremonias y enterramientos, hacen de la isla un lugar de misterio en el que los investigadores no alcanzan a descifrar todos los enigmas que encierran.





Las Taulas, llamadas así por su forma que recuerda a la de las mesas, son únicas en el mundo, alguna de ellas llega casi a los seis metros de altura. Monumentos cuyo origen, antigüedad y finalidad llevan a gran controversia. Se han encontrado vestigios que se suponen egipcios, una figura de Imhotep sentado con instrumentos quirúrgicos, también la figura de un toro realizada en bronce, encontrado en el yacimiento de Trepucó, la figura de un caballo, así como un pebetero en el que quemaban incienso o alguna otra hierba aromática. Otro misterio que rodea Las Taulas es el porque no se encuentran en Mallorca estos significativos monumentos, ya que ambas islas pertenecían a la misma cultura Talayótica. Las piedras para la realización de estos monumentos fueron talladas en la cantera y tienen un peso de varias toneladas y cuesta imaginar su costoso traslado y alzado hasta su ubicación. La antigüedad de estas construcciones, según algunos estudiosos del tema, podría datar del 1.200 antes de Cristo. Algunos creen que son monumentos funerarios, también hay quien opina que como Stonehenge (Inglaterra), era un observatorio astronómico, o también podían haber sido templos religiosos. Hay estudiosos que dicen que las Taulas son imágenes que simbolizan la figura del toro que fue idolatrado en la antigüedad en todo el Mediterráneo. Se han descubierto diferentes estratos de cenizas con restos de animales que indican que las Taulas fueron utilizadas en distintos periodos a lo largo de los siglos. Un poblado llamado Torralba d'en Salord, tiene una de las Taulas mejor conservadas, aunque no es la más grande, está ubicada entre Mahón y Alaior.





Otro vestigio de la prehistoria menorquina es La Naveta dels Tudons, una construcción con finalidad funeraria. Se hicieron excavaciones en 1975 y allí se encontraron los restos de más de 100 individuos enterrados en su interior, así como diversos objetos que acompañaban los enterramientos como pulseras de bronce, botones de hueso y restos de piezas cerámicas. Esta restaurada y abierta al público. Es uno de los reclamos turísticos más visitados.





Este legado prehistórico añade un misterioso atractivo a la oferta turística de Menorca y cuando estas frente a estas construcciones, un halo de misterio te invade y te deja maravillado ante el esfuerzo de estos antepasados al realizar tan costosas construcciones. Quizás el tiempo aclare tantas incógnitas y nos ayude a revivir su historia, mientras tanto solo la observación de estas maravillas de la antigüedad hacen que valga la pena cruzar el trocito del Mediterráneo que nos separa.





      Gracias por tu visita ¡¡Hasta pronto!!
                                             
Si te ha gustado no olvides compartirlo en tus redes sociales    

martes, 20 de marzo de 2018

Els Estanys de Almenara




El litoral valenciano está lleno de zonas de Humedales: marjales, albuferas, estanques y zonas pantanosas, que, en el pasado, en ocasiones por desconocimiento de su valor ecológico, para evitar enfermedades, por necesidad de terreno o por especulación urbanística, se desecaron. Afortunadamente muchas de estas zonas han llegado en buenas condiciones hasta nuestros días. Éste es el caso del paraje Els Estanys y la Marjal de Almenara, un humedal compuesto de tres lagunas de agua dulce. Una de las zonas de humedales de mayor importancia dentro del territorio valenciano por su biodiversidad, declarado lugar de interés y zona de  protección de Aves.





Almenara es una población de la Comarca de la Plana Baixa, al sur de la Costa de Azahar, 
en la provincia de Castellón, en la Comunidad Valenciana su término va del mar a la montaña y es limítrofe con la provincia de Valencia.




Su casco urbano está situado en los pies un cerro en el que se conservan vestigios del castillo de origen árabe y dos de las torres de vigilancia "Agüelet y Agüeleta", que se observan desde la distancia. Atalayas desde las que se vigilaba la población y desde donde se divisa una bonita panorámica.





Els Estanys de Almenara se encuentran a medio camino entre la población de Almenara y su playa Casablanca. De fácil acceso es vehículo particular, está dotado de amplio aparcamiento, un aula de natura, zona de picnic, servicios y bar restaurante.





Un paseo de fácil trazado, muy plano, apto para personas de movilidad reducida, para realizarlo caminando o en BTT, circunda todo el perímetro de las lagunas con diferentes recorridos, con casetas especiales para la observación de aves, bancos y paneles explicativos a lo largo de las rutas ayudan a la interpretación del paisaje.





En sus orillas crecen plantas herbáceas como el junco, las cañas o las adelfas. Y también árboles, como el como sauce, cuyas necesidades hídricas son muy elevadas.




Muchas aves pasan aquí el invierno, otras solo están de paso y otras muchas son residentes de continuo, por lo que según en la época que lo visitemos podemos ver mayor o menor presencia de aves como patos, cormoranes, garzas reales, pollas de agua, etc. También tortugas autóctonas en peligro de extinción.




Bajo de la “Penya de l’Estany”, mirador de excepción de las lagunas, se sitúa una apertura por donde sale el agua subterránea a la superficie, la cual proviene de la Sierra de Espadán, conocido como el Ullal, un manantial que provee la laguna de agua limpia y cristalina. Justo enfrente de él, y a lo largo de toda la ruta, hay situadas unas tarimas para los pescadores, una actividad recreativa permitida en el paraje respetando las normas medioambientales: limitación de capturas, control de tallas mínimas, pesca sin muerte, etc.




Els Estanys de Almenara es un paraje natural apto para disfrutar del medioambiente con toda la familia.


Almenara es punto de sellado del Camino del Cid




      Gracias por tu visita ¡¡Hasta pronto!!
                                             
Si te ha gustado no olvides compartirlo en tus redes sociales    


lunes, 15 de enero de 2018

Monumento Natural de las Sequoias del Monte Cabezón



Todos hemos oído hablar del Parque Nacional de las Secuoyas gigantes de California, en Estados Unidos, lo que quizá no es tan sabido, es que en nuestro país, en España, también tenemos un bosque de esta especie. Cierto es que en no son tan gigantes, darles tiempo y veréis, pero también es verdad que no hay que cruzar el charco para admirarlas, las tenemos a un paso de casa, bueno o a dos, en la bonita comunidad Cántabra.





Justo en el limite entre los términos de Cabezón de la Sal y Udias, al pie de carretera CA- 135, que une las localidades de Cabezón de la Sal y Comillas, aproximadamente en el PK 2, se encuentra el acceso al Monumento Natural de las Sequoias del Monte Cabezón.




El lugar esta señalizado, no tiene perdida, dispone de dos aparcamientos, uno justo en la entrada del monumento, de pocas plazas, dos de ellas reservadas para minusválidos, y otro, con más capacidad, a unos metros del primero, con acceso peatonal señalizado por el arcén. 






Nosotros, dadas las fechas en las que lo visitamos, pudimos aparcar en el primero, en la puerta.
El acceso al bosque está, en su primer tramo, adaptado a personas con movilidad reducida, una pasarela de madera que se adentra en el bosque unos 200 m., con una pendiente de 4,5% que facilita el acceso en silla de ruedas y carritos, prohibido para bicis y motos, y que se toma como entrada principal para todos los visitantes, evitando así la erosión en el resto del parque. 







El camino comienza con un bosque mixto; robles, hayas y castaños, entre otras especies, que lo hace especialmente atractivo en otoño. Las secuoyas se encuentran a pocos metros de comenzar, y se distinguen rápidamente por su esbeltez, la verticalidad y anchura de sus troncos y su altura. Son arboles de la familia de las coníferas, por lo que no pierden sus hojas. Un árbol inhabitual en Cantabria que llego aquí como consecuencia de las políticas forestales de otras épocas, en las que se buscaban especies de repoblación forestal de rápido crecimiento, y productivas, para abastecer a la industria maderera. A día de hoy este bosque, con sus 850 Sequoias sempervirens, forma la masa forestal más grande de Europa de esta especie. Ejemplares que oscilan entre los 40 y 50 metros de altura y con un tronco que ronda los 2 metros de perímetro.





Junto al aparcamiento de la entrada hay una zona con mesas de pícnic, paneles informativos, ademas de una caseta de información abierta en temporada  y contenedor para la basura.

El Monumento Natural de las Sequoias del Monte Cabezón, pese a no ser un bosque muy grande, impacta por el tamaño de las secuoyas, y lo despejado que está en el suelo, ya que en sus pies no crecen las especies de sotobosque. 

Una visita más que recomendable, de fácil acceso y apta para toda la familia. 


Gracias por tu visita ¡¡Hasta pronto!!
                                             
Si te ha gustado no olvides compartirlo en tus redes sociales    


viernes, 5 de enero de 2018

La Casca de Reis, dulce típico de la Comunitat Valenciana




Hoy no os hablamos de un destino, os presentamos un dulce típico y tradicional de la gastronomía navideña de la Comunitat Valenciana, muy parecido al que se elabora en otras partes del país en navidades o fuera de ellas, se trata de la Casca de Reis.

La receta ancestral de la Casca de Reis se pierde en el tiempo, una gran masa de mazapán se rellena de boniato, cabello de ángel, de crema o yema según zonas de la comunidad o gustos particulares de los comensales.

La Casca de Reis era, y es, un dulce que por tradición los padrinos regalaban a sus ahijados el día de Reyes, al pastel de mazapán relleno con forma de rosco, se le acompaña de golosinas, monedas de chocolate, peladillas, etc.

Aunque la tradición es de toda la Comunitat Valenciana, en especial en Gandía (Valencia) y Vila-real (Castellón) se ha mantenido esta tradición más que en otros lugares, que se vio desplazado a un segundo plano tras el boom en los años 60/70 del Roscón de Reyes, también con rellenos varios.

Desde diferentes administraciones y asociaciones tratan de impulsar que no se pierda la tradición de elaborar y consumir este dulce típico de la gastronomía navideña de la Comunitat Valenciana, que ha estado al borde de la extinción. Desde Un país para recorrérselo queremos colaborar y con este post aportamos  nuestro granito de arena.

La receta es muy sencilla y con ingredientes muy básicos de la cocina mediterránea que están al alcance de todos; almendra, azúcar o miel y huevos para el mazapán. Boniato, cabello, crema o yema, para el relleno.

Se elabora un mazapán, se le da forma de cilindro y se aplana, se rellena con el relleno elegido, se cierra y se le da forma de rosca, de serpiente o anguila, se pinta de huevo batido y se hornea. Para terminar, según lugares, se decora con glasa real o no. Luego se presenta rodea de chucherías y a disfrutar.

Es un dulce que gusta a niños, mayores y muy mayores, que tiene versos y canciones con referencia a él que se han seguido cantando incluso en ocasiones sin saber muy bien qué es eso de las Cascas.

En la población de Vila-real, en la Cabalgata de Reyes, la segunda más antigua de la Comunitat Valenciana detrás de la de Alcoy, al paso de los Reyes magos niños y adultos cantan el Tirorí.

Tirorí, tirorí

“sinyo” rei jo estic ací.

Palla i garrofes, tot pal seu rossí.

Casques i avellanes, tot per a mi.


domingo, 3 de diciembre de 2017

Mallorca, mejor en invierno

Y desde aquí, señora, mis versos a ti van
olorosos a sal marina y a azahares
al suave aliento de las Islas Baleares.
                           (Rubén Dario)


Las Islas Baleares tienen una larga historia, inspiradoras de poemas, residencia de artistas. Por ellas pasaron: cartagineses, romanos, vándalos, bizantinos, musulmanes y también bloggers de viaje…



Los Bloggers de Viaje somos un colectivo que ha ido creciendo y cada vez es más tenido en cuenta por las agencias de turismo, como la de las Islas Baleares que el pasado mes de octubre reunió, a la vez que repartió por las diferentes islas, a más de 40 bloggers de viajes. Para participar lanzaron, junto a Baleares Travel Bloggers, un concurso previo, hicieron una selección y eligieron a los ganadores.

Un país para recorrérselo se encontraba entre los afortunados ¿El premio? pasar un finde en alguna de las islas ¿Cual nos toco? Mallorca, la mayor del archipiélago Balear.



Desde ya os adelantamos que Mallorca es mucha Mallorca para ir solo un fin de semana, y que, a nuestra modo de ver, es mucho mejor hacerlo fuera de la temporada estival, cuando la afluencia masiva de visitantes llega a su fin. Sin duda “Mejor en invierno”.




Visita imprescindible es La Ciudad de Palma, capital de la isla y de la autonomía balear, su casco antiguo está salpicado de vestigios históricos: Baluartes, Murallas, Baños Árabes, La Lonja, El Palacio Real de la Almudaina…. entre ellos destaca, y mucho, su monumental catedral, visible desde casi cualquier punto de la ciudad, siendo, durante mucho tiempo, la única catedral cuya imagen se reflejaba en el mar mediterráneo. Algo que quisieron recuperar tras las obras del actual paseo marítimo, convirtiéndose en una de las imágenes más emblemáticas de la isla, hermosa de día, preciosa de noche.





El viernes fue el día de la llegada de los participantes, a diferentes horas y desde diferentes puntos de España. Alojándonos a todos en el hotel AC Ciutat de Palma. Hotel situado a un paso de lugares de ocio nocturno y desde el que se puede acceder al centro histórico dando un paseo. 




La cena de bienvenida se celebro en el Rte. Pesquero, situado en el puerto de Palma, con vistas a los muelles llenos de embarcaciones de recreo y de pesca. En él degustamos una variedad de tapas en su mayoría elaboradas con productos del mar.






Ciñéndonos al itinerario diseñado por las anfitrionas de la isla, asociadas de Balearstb, y gracias a la generosa colaboración de Sixt.es que nos presto sus coches con el deposito lleno para hacerlo posible, el sábado por la mañana emprendimos ruta hacia la Sierra de Tramuntana para descubrir la esencia de la Mallorca más auténtica.





Salimos del hotel en dirección hacia Valldemosa, la primera parada del camino la realizamos en La Fiore, una fabrica de vidrio artístico en la que además de poder comprar alguna de sus hermosas piezas, se puede admirar en vivo y en directo como trabajan los artesanos; la agilidad y habilidad que tienen con el vidrio, como lo soplan, los hornos... Y no solo eso, si no que por 20€ podemos convertirnos en sopladores de nuestra propia pieza. Algo que pudimos experimentar en primera persona y que jamas olvidaremos; por la emoción de la experiencia y por la bola que nos llego a casa días después vía correo certificado. Tras soplar la pieza a alta temperatura, los artesanos la rematan y la meten en un horno para que vaya enfriando con temperaturas controladas. Una vez terminado el proceso queda lista para recoger in situ o enviarla a su destinatario si ya ha abandonado la isla.




La siguiente parada la hicimos en Valldemosa, un pequeño pueblo de montaña, donde lo mejor que se puede hacer es callejear tranquilamente para admirar sus muchos rincones con encanto. Este pueblo fue el elegido por Chopin y su amada, para pasar largos periodos de su vida. Unas dependencias de La Cartuja, ahora visitables, fueron su morada. Después del paseo nada mejor para reponer fuerzas que tomarse un bollo, o dos, del dulce típico del lugar, las Cocas de Patata.








Continuamos dirección Sóller, de camino paramos en el mirador con vistas a Sa Foradada, un espolón rocoso agujereado por la erosión que se adentra en el mar.




Llegamos a Sóller, donde los sábados por la mañana se celebra el mercadillo semanal, algo que se nota en el ambiente de sus calles. Por Sóller transita el único tren de la isla, de vía estrecha, que cubre el trayecto desde Palma hasta Sóller y el tranvía que va hasta al puerto, algo que se ha convertido en un atractivo muy turístico, con sus vagones de madera, su baja velocidad y su peculiar recorrido. Sóller está situada en el centro de un valle sembrado de naranjos, limoneros y almendros presidido por el inconfundible perfil del Puig Major, la cumbre más elevada de Mallorca.






En las inmediaciones de Sóller visitamos la Cooperativa y Centre Capvespre, una visita muy 
instructiva, donde Aina e Irene, de Més Cultura, nos explicaron la actividad agrícola de la zona, basada básicamente en los cítricos, la almendra y en el olivo. Nos enseñaron la almazara: patio de recepción de la aceituna, trituradoras, prensas, centrifugadoras, depósitos de decantación, bodega de almacenaje y el resultado final, el zumo de la aceituna, el aceite.




Existe una variedad autóctona en la isla, la Aceituna Mallorquina, con denominación de origen
protegida, descendiente de la empeltre introducida siglos atrás desde la península. En la isla se 
consume rota, o partida, (trencada en mallorquí) adereza con hinojo, guindilla, agua y sal marina en 
la justa medida, algo que nos enseñaron a elaborar en una clase/taller en la que aprendimos a 
hacer nuestras propias “Olives Trencades”, las que se pueden degustar en todos los bares y
restaurantes de la isla. Nos llevamos nuestro bote de aceitunas a casa y lo podremos saborear dentro
de tres meses, que es el tiempo que necesitan de maceración para estar en su punto.




           


Desde la cooperativa nos llevaron hasta una masía, donde Pere, un agricultor de la zona, nos recibió en su casa, nos mostró la belleza del lugar, nos hablo de los pros y los contras de ese tipo de vida, de los olivos, algunos centenarios, arraigados en un terreno abrupto con bancales de piedra seca. Además, nos ofreció un almuerzo típico de payés, servido bajo un inmenso emparrado de Parra Virgen vestida con su follaje otoñal. Con un sol mediterráneo que calentaba pero sin achicharrar, con la paz y el sosiego que se palpaban, vivimos uno de los momentos más relajantes desde hacia mucho tiempo, en un lugar idílico con vistas a Fornalutx.







Continuando con el planning de ruta, y marchándonos de Ca Pere no sin remolonear, nos dirigimos 
hacia el Puerto de Sóller. De camino nos desviamos para hacer una breve parada en otro de los
miradores emblemáticos, el Mirador de Ses Barques, con vistas al mar mediterráneo y al puerto de
Sóller.




El Puerto de Sóller es un lugar ideal para pasear y admirar las distintas embarcaciones. Las Llaüt son las tipícas barcas mallorquinas con las que, desde hace años, practican la pesca de arrastre. Las Llaüt comparten el Puerto con las de motor y con las barcas de recreo. 
Para acabar la tarde nos sentamos tranquilamente en una de las terrazas con vistas al puerto, vimos pasar el tranvía de Sóller y disfrutamos contemplando la puesta de sol.





Pero el día no acaba cuando cae la noche, del Puerto de Sóller nos llevaron a Inca para participar en la Nit del Vi, la Noche del Vino, una feria en la que participan bodegas de las islas para promocionar el vino balear.





El domingo amaneció un día gris y lluvioso y fue el día de las despedidas, escalonadamente, al igual
que la llegada, nos fuimos marchando. Pero con todo ello aun aprovechamos al máximo la jornada.
Visitamos el museo de la Fundación Pilar y Joan Miró, creado y donado por expreso deseo del artista 
y su esposa a la ciudad de Palma. En él ademas de una gran cantidad de obras del artista, pinturas y 
esculturas, se realizan exposiciones itinerantes y otras actividades culturales.







Continuamos visitando al Castillo de Bellver, entrada gratuita los domingos, desde el que se observan unas magnificas panorámicas de la ciudad de Palma y de la Sierra de Tramuntana. El castillo de Bellver es de planta circular y es el mas antiguo de Europa con esta característica.






Y seguimos disfrutando del domingo con un paseo por el centro de Palma. Visitamos el interior de la
catedral, con su original altar mayor reformado por Gaudi, la capilla del Santísimo ambienta con aires
submarinos, sus inmensas vidrieras circulares…








Como os adelantábamos al principio nos quedó mucha Mallorca por recorrer, pero lo que vimos lo disfrutamos, sin agobios, sin calor y con buena compañía. Muchas gracias a Baleares Travel Bloggers, Agencia de Turismo de Baleares, Travel me sofly, Gastando suela, Viaje con Pablo, Recuerdosde mi mochila, La ratona viajera, Juntos viajamos, 365 sábados viajando y en especial a nuestras anfitrionas Mapamundi de Sandra y TravelRocks por este #Betterinwinter en Mallorca tan especial. Nos vemos!!





Visitamos Mallorca invitados por la Agencia de Turismo de Baleares tras ganar el Concurso celebrado en el Aniversario de la asociación Baleares Travel Bloggers
Las opiniones aquí expresadas son libres.

Gracias por tu visita ¡¡Hasta pronto!!
                                             
Si te ha gustado no olvides compartirlo en tus redes sociales