Mostrando entradas con la etiqueta Vías Verdes. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Vías Verdes. Mostrar todas las entradas

domingo, 1 de noviembre de 2015

Vía Verde Val de Zafán I, Teruel




Desde que leímos en el Facebook de Vías Verdes -Fundación de los Ferrocarriles Españoles la noticia de la inauguración de un nuevo tramo recuperado de la Vía Verde Val de Zafán, entre La Puebla de Híjar y Samper de Calanda, que teníamos ganas de recorrerla, y como somos de los que preferimos contarlo a que nos los cuenten, pues hacia allí que nos fuimos con nuestras bicicletas.






Nos desplazamos hasta el barrio de la Estación de La Puebla de Híjar, en la comarca del Bajo Martín de Teruel, allí mismo, en la estación de Adif, situada en la plaza Reino de Aragón, se encuentra el kilómetro cero de la Vía Verde Val de Zafán, hay bastante sitio para aparcar, un jardín con parque infantil, bar y el panel informativo de la ruta.





La línea de ferrocarril  Val de Zafán unía las localidades de La Puebla de Híjar con Tortosa. El propósito inicial era que la línea férrea llegara hasta el puerto de San Carles de la Rápita, para dar salida al mar a los productos agrícolas aragoneses y el carbón de las cuencas mineras turolenses, pero esto no sucedió nunca, ya que el proyecto no llego a su fin y el tren jamás llego al mar.




Los primeros 600 metros transcurren por la carretera que va paralela a la actual línea, dirección Jatiel, un desvío, bien señalizado, nos conduce por caminos agrícolas de tierra y piedras, de uso exclusivo a usuarios de la vía verde y acceso a fincas, hasta el comienzo del antiguo trazado de la vía férrea, pasado el kilómetro 2 de la Vía Verde.





Rodeados de campos de cultivo, frutales en su mayoría, llegamos al kilómetro 3, apenas pasado este comienza una larga trinchera que nos lleva hasta el llamado Puente de la Torica, un acueducto en la acequia Gaén erigido a raíz de la construcción de la vía férrea para salvar la trinchera del trazado ferroviario. El nombre de La Torica le viene del apodo con el que se conocía la locomotora de carbón que recorría esta línea.




Le sigue un túnel, sin iluminar, con catadióptricos en las paredes que ayudan en un principio reflejando la luz natural que entra por las bocas, pero que llegados a un punto, y teniendo en cuenta que el túnel es en curva y no se ve el otro extremo, ya no ayudan mucho. Mejor llevar linternas, a ser posible de las buenas, el túnel es largo, nada más salir de él se encuentra el kilómetro 4.







Llegados al kilómetro 5 el viaducto sobre el río Martín nos ofrece una excelente panorámica de Samper de Calanda. La silueta de la monumental iglesia barroca del Salvador, un templo de planta basilical de proporciones catedralicias, sobresale del resto del pueblo.





La antigua estación de Huerta de Samper, en estado de semi ruina, conserva uno de los depósitos de agua que alimentaban la vieja locomotora la Torica. 




El trazado recuperado continúa kilómetros en duro secano, con varios pasos inferiores y puentes hasta un poco antes de la antigua estación de Puigmoreno, pedanía de Alcañiz. Un pueblo de colonos rodeado de huertas y frutales.




Con un pavimento de piedras demasiado gruesas, rampas puntuales muy pronunciadas y otras dificultades con las que nos topamos como ciclistas, la hacen, a nuestro modo de ver y por el momento, no apta para personas con movilidad reducida.

Hace algunos años recorrimos otro de los tramos recuperados de esta larga vía, entre Xerta y la Fontcalda, entonces lo titulamos “Un viaje rodado que nos salió redondo”.

                
Gracias por tu visita ¡¡Hasta pronto!!
                                             
Si te ha gustado no olvides compartirlo en tus redes sociales    

jueves, 15 de octubre de 2015

Vía Verde del Camí Ferro i del Carbó, Ripoll - Sant Joan de les Abadesses, Comarca del Ripollés, Girona


Disfrutando del otoño en la Vía Verde del Camí del Ferro i del Carbó en Burricleta




El trazado de esta antigua vía férrea que hoy conocemos como Vía Verde del Camí del Ferro i del Carbó, fue construido para llevar el carbón de las minas de Ogassa, en la Sierra de Caballera, de Girona, hasta el puerto de Barcelona.







El Trazado recuperado para el disfrute de ciclistas y caminantes es de poco más de 12km., distancia entre Ripoll y el Cargadero de Toralles. Discurre a orillas del río Ter, a los pies del pirineo catalán.





Comenzamos la ruta dirigiéndonos al CAT de Ripoll, Centro de Acogida Turística, para alquilar nuestras Burricletas, bicicletas eléctricas adaptadas al medio rural. El CAT Can Guetes dispone, además del citado punto de alquiler de bicicletas, de información turística, un amplio aparcamiento, agrotienda y restaurante-cafetería, gestionado por la fundación MAP da empleo a discapacitados. El alquiler de la burricleta un par de horas es de 9€ entre semana y de 11
 en finde.




Pedalear con estas bicicletas es para nosotros toda una novedad, a diferencia de las bicicletas convencionales en estas cada pedalada es como si alguien te fuera empujando, por lo que ni los repechos con pendiente algo más pronunciada suponen ningún esfuerzo gracias a la función turbo.




El trayecto, de Ripoll a Sant Joan de les Abadesses, en ascenso continuo, en un principio va paralelo a la carretera, tras atravesar esta por un paso inferior,  nos adentra en un tramo de prados y bosques perdiendo de vista la carretera y con la compañía del Ter. 






El otoño está muy presente y el camino está sembrado de hojas, en ocasiones, cubriendo por completo el pavimento como si de una alfombra se tratara.





En el trayecto veremos dos tipos de señalización kilométrica, la actual de la vía verde y la antigua de la vía férrea. 





Se atraviesa algún túnel corto en el que no hace falta iluminación, algún paso inferior y varios cruces de caminos vecinales, todos bien señalizados.





En el kilómetro 9 llegamos a la estación de Sant Joan de les Abadesses, edificio recuperado como bar-restaurante, en el exterior hay zona de juegos infantiles, campo de futbol, mesas de picnic y fuente. En este punto esta señalizado el tramo que enlaza la Ruta del Ferro i del Carbó con la Ruta del Carrilet I (Olot-Girona).










El camino acondicionado continúa un par de kilómetros más, hasta el Cargadero de Toralles. Después de pasar la estación de Sant Joan y cruzar la carretera, en el primer cruce a la derecha veremos las indicaciones al Gorg de Malatosca, una caida de agua de cierta altura que bien merece una visita. Un sendero señalizado en todo momento nos baja en cinco minutos caminando a los pies de la cascada, subir cuesta solo un poquito más.









El final de la Vía Verde acondicionada acaba en el Cargadero de Toralles, aunque el trayecto continúa como camino hasta las minas Ogassa, con firme de tierra pedregoso y fuertes pendientes.





El regreso lo realizamos por el mismo trayecto a la inversa. Si el ascenso ha sido placentero, la bajada es una verdadera gozada.




Gracias por tu visita ¡¡Hasta pronto!!
                                             
Si te ha gustado no olvides compartirlo en tus redes sociales    



Vía Verde del Irati

Vía Verde Val de Zafán 

viernes, 9 de octubre de 2015

Vía Verde del Irati


La Vía Verde del Irati es otra de las Vías Verdes que recorrimos en Navarra, la más pequeña, en kilómetros, que no en belleza. 






Como todos sabéis nos gustan las Vías Verdes, trazados de ferrocarril en desuso con suaves pendientes que, en su mayoría, nos adentran en parajes y paisajes que de otra manera serian de difícil acceso en bicicleta, por no decir imposible. Este es el caso de la Vía Verde del Irati, cuyo recorrido se adentra en la Foz de Lumbier.






El Irati fue el primer tren con tracción eléctrica de la España, cubría el trayecto Pamplona - Sangüesa para transportar la madera extraída de los bosques del Pirineo y también trasladar pasajeros. Tan solo 6 kilómetros de aquel itinerario, entre Lumbier y Liédena, están acondicionados como vía verde. 




El tramo más espectacular es la Foz de Lumbier, un cañón de kilómetro y medio labrado en la piedra caliza por el río Irati, río navarro que nace en la Selva de Irati y que aporta sus aguas al Aragón.

El desfiladero de la Foz de Lumbier, está declarado Reserva Natural para preservar la flora y la rica variedad de especies de aves roqueras: buitre leonado, águila, alimoche, halcón… 








Comenzamos el recorrido desde el aparcamiento que hay junto al merendero, a las puertas de la garganta, en el extremo de Lumbier. Está señalizado desde el pueblo y dotado de mesas, bancos y fuente.




El primer tramo de asfalto pronto se convierte en tierra compactada, al tiempo que se va adentrando el cañón. En el cielo sobrevuelan las aves, de grandes alas que vuelan en círculos. Hay una importante colonia de buitres leonados en la Reserva Natural y es fácil verlos posándose en los riscos.






Todo el camino está jalonado de postes que delatan el pasado de esta vía, paralela al río Irati que nos acompaña. Pronto llegamos al primero de los túneles, corto y sin iluminar. Tras unos metros pedaleando llegamos al segundo túnel, mucho más largo (200m) y en curva, sin iluminar. En la zona central, y por un momento, se circula a oscuras, hay que extremar las precauciones, aun más si cabe, ya que son muchos los peregrinos del Camino de Santiago que circulan por él. A la salida, las ruinas del desaparecido puente del Diablo.








Liédena es el final de la ruta, conserva varias infraestructuras: la estación, los andenes, almacenes y las viviendas del personal.






Sin duda alguna un recorrido recomendable, tanto andando como en bicicleta.


Gracias por tu visita ¡¡Hasta pronto!!
                                             
Si te ha gustado no olvides compartirlo en tus redes sociales    


Vía Verde del Irati

Vía Verde Val de Zafán 


miércoles, 22 de abril de 2015

Una de las Vías Verdes más bonitas de España, Vía Verde del Plazaola. Navarra-Euskadi

                           Vía Verde del Plazaola




Como todos sabéis las Vías Verdes son trazados ferroviarios en desuso, recuperados y acondicionados para su uso lúdico deportivo. Este es el caso de la Vía Verde del Plazaola, una vía verde en la que la palabra “verde” adquiere una mayor relevancia, ya que es el color que predomina: el verde de prados, de los bosques, del musgo y de los helechos. Un trayecto que rebosa frescura. 




Un poquito de Historia:

En 1904 entró en funcionamiento un pequeño ferrocarril minero, que unía las minas de Bizkotx, con la estación del Norte en Andoain. En principio solo estaba destinado al trasporte del mineral, pasando más tarde a transportar pasajeros también. Después de unos años, se amplió su trazado hasta San Sebastián y Pamplona.
No fue muy rentable, pero si muy popular, conocido coloquialmente como "El Plazaola".





Comenzamos nuestro trayecto desde la estación de Lekumberri, en Navarra. En la antigua estación, rehabilita, se encuentra la sede del Consorcio Turístico del Plazaola. Aparcado en el centro, 
donde antes se ubicaban las vías, un antiguo vagón rojo alberga juegos infantiles. Las inmediaciones cuentan con zona de aparcamiento.





En el trayecto vamos ascendiendo poco a poco rodeados de bosque: atravesando varios túneles, iluminados, trincheras, con helechos que llaman nuestra atención, y algún arroyo. Al salir de los túneles se produce un gran contraste, de la oscuridad, al verde intenso que domina todo el valle.






Uno de los túneles, el de Uitizi, de casi tres kilómetros, es el más largo de Europa en una Vía Verde: con luces que se van encendiendo conforme vamos avanzando; con muchas filtraciones y charcos, que van formando un pequeño riachuelo en uno de los márgenes del túnel. Toda una experiencia subterránea que por si sola ya justificaría la visita a esta Vía Verde.



Desde el túnel de Uitizi hasta Leitza, fin de nuestro trayecto, 30 km. +- ida y vuelta, aún atravesamos otros siete túneles. Prados verdes con caseríos blancos que salpican el paisaje. 





La lluvia, fina y persistente, fue la compañera de nuestro recorrido, responsable de que estos parajes tengan este color tan verde, cautivador y deslumbrante cuando sale el sol.






El verde, es el color de esta vía, la Vía Verde del Plazaola. La Vía Verde más verde que hemos recorrido hasta la fecha, al menos en este tramo.





La Vía Verde del Plazaola está considerada una de las Vías Verdes más bonitas de España, cualidades no le faltan. A nosotros nos pareció una PRECIOSIDAD.


  

Gracias por tu visita ¡¡Hasta pronto!!
                                             
Si te ha gustado no olvides compartirlo en tus redes sociales    


                                         
Gracias por tu visita ¡¡Hasta pronto!!
                                             
Si te ha gustado no olvides compartirlo en tus redes sociales                   
                                                                
                        Perfil altimétrico 





sábado, 11 de octubre de 2014

Vía Verde del Bidasoa, Navarra-Euskadi


La Vía Verde del Bidasoa recupera el antiguo trazado del tren minero conocido como Txikito, tren que unía las localidades de Elizondo (Navarra) con Irun (Gipuzkoa), para el disfrute de los que lo recorremos hoy en día.



Transcurre en su mayor parte a orillas del río Bidasoa, del que toma el nombre, río vasco-navarro de poco recorrido frontera natural entre Irun y Francia. 





La Vía Verde del Bidasoa forma parte del trazado de la ruta Eurovelo nº1 de la Red Europea de ciclo rutas, 14 rutas de larga distancia que atraviesan Europa. Una red diseñada por la Federación Europea de Ciclistas.




Comenzamos a rodar en las inmediaciones de Bera de Bidasoa, ya que habíamos dejado nuestro vehículo aparcado en las afueras, en una zona industrial. 




Bera de Bidasoa posee un casco urbano verdaderamente bonito, casas típicas, flores en balcones y ventanas, y un puente medieval sobre el río Bidasoa, el Puente de San Miguel.




Nada más comenzar ya nos percatamos de que íbamos a disfrutar de los preciosos paisajes de Navarra, con los colores del recién estrenado otoño reflejados en los remansos del río.




La vía discurre paralela al río y a la carretera N-121-A, en algunos tramos el trazado orinal se ha perdido y ha sido sustituido por desvíos. Con tramos de asfalto y otros de tierra compactada; con algún cruce peliagudo y algún tramo, de poco tráfico, compartido con vehículos a motor. Siempre rodeados de un bello paisaje con bosques y prados, convirtiéndolo en un recorrido inolvidable.





Nos sorprendió gratamente encontrar, en plena vía verde, una casa rural con la entrada jalonada de hortensias, y, como si de una carta de presentación se tratara de la hospitalidad que en ella se brinda, una pequeña casita con tarjetas y caramelos de cortesía a pie de vía. La Casa Rural Alan-Zahar, en el término de Lesaka, rodeada de un paisaje encantador. La tendremos en cuenta en futuras visitas a la zona.





    Perfil altimétrico de la vía





Gracias por tu visita ¡¡Hasta pronto!!
                                             
Si te ha gustado no olvides compartirlo en tus redes sociales    


Vía Verde Val de Zafán